Castillo de Viacamp

Castillo de Viacamp


Definiendo de manera indiscutible la silueta de Viacamp, encontramos sobre una pequeña meseta esta torre de origen medieval.

Se construyó en el siglo XI para defender el territorio frente a los musulmanes, por ello, responde a la estructura característica de las torres vigía.

Cuenta con cuatro plantas y acceso en altura, para facilitar su defensa. La planta baja servía de almacén, en la primera se situa el acceso en altura y una letrina. La segunda planta presenta tres vanos aspilleros y en la superior se abren siete vanos de medio punto, desde los que se accedía a cadalsos de madera, también cuenta con una pequeña capilla-oratorio.

El acceso a la torre es posible desde su restauración en 2006, convirtiéndose así en un excelente mirador natural.